¿Cómo cobrar?

publicado en: NOTICIAS | 0

como_cobrar_animacionCobra lo que te mereces

Una conocida mía es una de las mejores profesionales en el campo. Prácticamente todos los que trabajan con ella están de acuerdo. ¿Por qué cobra entre el 30 y 40 por ciento menos que sus competidores menos experimentados y menos hábiles? Su problema, claro está, es el miedo. Le preocupa que si cobra más perderá su clientela y su buena fama en el negocio. Cree, al igual que otras muchas personas, que la principal razón por la que tiene tanto éxito es porque sus tarifas son ”razonables”. ¡Tonterías! La razón es que es buena en su trabajo. La verdad es que aunque cobrara el doble, probablemente conservaría la mayoría de sus clientes. Existe un viejo dicho que se refiere no solo a las ventas de productos, si no también a los precios reducidos de los servicios:

”Si pierdes un centavo por transacción, no puedes compensarlo en volumen.”

 

Cobrar menos por los servicios profesionales crea problemas graves y a menudo sin que uno se dé cuenta. Quizá el más grave sea que los precios bajos hacen que tengas una agenda muy apretada, lo que te impide tener tiempo y energía para dedicarte a otras actividades que podrían beneficiarte más, actividades que podrían ayudarte a crear la abundancia que deseas.

Hagamos un simple cálculo. Mi amiga, por ejemplo, trabaja con un promedio de seis clientes al día, seis días a la semana. Si incluyes la organización, los viajes en coche, la programación, el seguro, la facturación y otros factores, cada cliente se lleva casi dos horas de su tiempo. Mirando las cosas de forma realista, necesita todos sus ingresos para llegar a fin de mes. Su meta, que ha estado aplazando durante muchos años, es volver a estudiar. Pero se queja de que no tiene tiempo. ¡Mi argumento es que lo tiene al revés! No tiene tiempo para no ir a la escuela de nuevo. Este es su sueño.

La abundancia, por supuesto, viene de perseguir tus sueños.

 

Supongamos, solo como ejemplo, que ella doblara los ingresos digamos que de 50 dolares a 100. Y supongamos que el aumento de honorarios efectivamente le hiciera reducir el número de clientes. Para ilustrar este punto, supongamos el peor de los casos y que un 50 por ciento de los clientes la abandonara. Ocurriría esto: en primer lugar, ella ganaría exactamente la misma cantidad de dinero en la mitad de tiempo. Al instante, con una decisión sin preocupaciones, habría creado tiempo para dedicarse a su sueño de volver a estudiar. Pero espera, aún hay más. Los clientes que se quedaran con ella serían los que pudieran pagar los honorarios más elevados. De este modo, las personas que dieran referencias de ella probablemente también estarían en disposición de pagar sus servicios. Ella pondría en movimiento un modo enteramente nuevo de percibir su trabajo; una percepción que le permitiría disfrutar de su trabajo sin preocupaciones ni resentimiento, seguiría ofreciendo un servicio valioso a sus clientes y le daría libertad para poner en práctica su sueño.

No estoy abogando por unos precios elevadísimos ni por la codicia. Tampoco estoy sugiriendo que siempre sea adecuado o necesario que aumentes tus tarifas. Sin embargo, he descubierto que debido al miedo y a la preocupación, muchos artistas cobran menos por sus servicios o productos. Lamentablemente, esto puede predisponerte al fracaso creando demandas innecesarias en tu tiempo y energía, que hará que tengas la sensación de que estás muy ocupado pero conducirán muy poca de esta energía hacia la creación de abundancia. Lo que yo sugiero es que hagas pagar lo que realmente vales.

Extracto del libro ”No te preocupes, gana dinero” de Richard Carlson.

Y tú ¿tienes un sueño que estás dejando pasar a causa del trabajo?
Si crees que esta información le puede servir a otro artista compártelo.

tus comentarios

comentas